Lo que hay que comer en Roma sí o sí

La capital italiana es una de las ciudades más elegidas para turismo gastronómico

Mi paso por Roma se enfocó en dos cosas: conocer y comer. Conocer los sitios y monumentos históricos que durante tantos años estudié y soñé con ver con mis propios ojos, y comer porque… bueno, ¡Italia!

Pero estando ahí me pasó algo muy particular: por la cantidad de turistas que había (yo incluida, por supuesto), muchas de las experiencias de “conocer” me parecían poco auténticas. Una versión “parque de diversiones” de lo que había imaginado. Grabé un pequeño rant al respecto en el Coliseo que eventualmente subiré al canal.

Con la comida me sucedió lo contrario: cada experiencia era absolutamente personal, auténtica en el “aquí y ahora” de estar experimentando esos sabores y la historia detrás de ellos. Y, por esa misma razón, muchos de los recuerdos que me llevé de Roma (y de otros destinos, como Porto, Estambul, incluso en Orlando cuando fui a pasar año nuevo) están atados a la comida.

Ahora, ¿todo esto me pasa a mí sola? Bueno, resulta que no: Hoteles.com realizó un estudio, llamado “Viajes Deliciosos” sobre el comportamiento de los viajeros jóvenes en cuanto a comida, y obtuvo datos interesantes:

  • Dos tercios de los jóvenes viajeros argentinos (60%) eligen el destino basado en lo que van a comer más que en lo que van a ver.
  • La mayoría de los encuestados locales (86%) respondió que la comida es una de las cosas que más recuerdan de los viajes.
  • Paris, Tokio y Roma fueron los destinos foodies preferidos por los viajeros de 18 a 35 años de todo el mundo.
  • Pero si solo le preguntásemos a argentinos, los destinos foodies más elegidos son, en orden: París (37%), Roma (26%), Londres (26%), Madrid (25%), Barcelona (24%) y Tokio (18%).

No los quiero inundar de números (pero los números siempre cuentan la historia, así que para más data, pueden leer el informe completo en este link), pero suficiente es decir que la encuesta dio que la comida es un factor de peso en más oportunidades que conocer monumentos, ir de shopping o relajarse en la playa.

¿Cuánto pesan las redes sociales en esto? Parece que bastante: las fotos de comida son mucho más frecuentes que las que posteamos con amigos o compañeros de viaje. En mi caso, absolutamente cierto. Además, ¿a quién no le gusta la comida?

Siendo la comida un factor importante, el 25% de los encuestados de 18 a 35 años probablemente realice una reserva en un restaurante premiado con estrellas Michelin u otro galardón. En mi caso, este año tuve la oportunidad de comer en Maido, en Lima, y fue tan alucinante que cambió mi percepción de lo que es invertir no en la comida como simplemente “algo rico que me quite el hambre” sino como una verdadera experiencia para los sentidos.

“La comida es una de las monedas que más conecta a las personas y más las gratifica,[…] es uno de los mayores placeres cuando uno conoce un nuevo lugar” dijo Marwan Badran, General Manager de Hoteles.com para LATAM, y yo estoy absolutamente de acuerdo.

Para mi estadía en Roma me alojé en el Ripetta Terrace con el apoyo de Hoteles.com, y les recuerdo que por cada 10 noches de hotel tomen en la plataforma, obtienen una noche gratis.

Y lo que se ahorran, pueden usarlo para una rica comida local 😉

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.