Viajes, experiencias y lifestyle

Cómo se roban las notebooks

Ahora que las notebooks y netbooks son más populares y cada vez más gente tiene una, nos vamos relajando de a poco y las empezamos a sacar de casa más seguido y a usarlas en lugares públicos como bares o cafeterías. El problema es que esta falsa sensación de seguridad no nos exime de que los ladrones se aprovechen y se puedan robar nuestros equipos sin que nos demos cuenta.

Por eso me pareció interesante compartir con ustedes este video que vi en Geekologie, donde se muestra el modo de operar de los ladrones de este tipo de cosas, sobre todo en restaurantes o cafeterías. Observen (el ladrón llega en el minuto 1:30):

Como pueden ver, la clave está en acercar con el pie cada vez más y más la mochila, hasta que a vista de cualquier otra persona parezca de él. Luego saca la notebook, la guarda en su propio bolso y sale deprisa.

Para evitar ser víctimas de algo así, el sentido común es nuestro mejor amigo: mantener el equipo o el bolso siempre a la vista, sobre todo cuando hayan personas cercas, y de ser posible debajo de nuestra mesa y tocándolo con las piernas o los pies.

¿Alguna vez le pasó algo así?

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

13 Comentarios
  1. ariasjose dice

    Para mi fortuna nunca he vivido una situación así y no es que sea de naturaleza violenta, pero… es que no tengo idea de que pasaría si llego a pillar al tipo agarrando mi portátil

    1. N3RI dice

      ojo q siempre suelen estar de a varios… y la golpiza q te estás imaginando dar, te la comés vos.

  2. Juan Ignacio dice

    pobre tipo, ni se dio cuenta!
    aunque soy bastante cuidadoso en ese sentido, creo que si me pasa eso me da un infarto o algo por el estilo, no solo por el costo del equipo, sino por la información que tengo ahí (aunque la mayoría esta respaldada y encriptada en la nube)

  3. Laura dice

    Impresionante como mira para todos lados y se hace el boludo… Cómo sabía que en esa mochila había una laptop? Lo debe haber fichado antes…

    1. Cecilia dice

      Seguro!

  4. JOSE MIGUEL dice

    Y EL DUEÑO DEL NOTEBOOK ESTABA COMIENDO MOCOS O QUE QUE NO SE DIO CUENTA CUANDO LE JALABAN EL BOLSO?

  5. Luispa (Si, el mismo dice

    Ceci,

    Decime que no soy el UNICO que piensa que los 3 flacos de esa mesa eran muy panchos.

    1. Cecilia dice

      No, no sos el único 😛

      Igual, para mi eso no le quita nada de culpa al ladrón, ni hace que los panchos "se lo merezcan".

  6. minottauro dice

    Medio salamin la victima igual, tan cerca de la puerta y deja la mochila a la deriva, puede entrar uno, arrebatarla y salir corriendo y no lo alcanzas mas.

  7. Roxana dice

    Hace no mucho, en el McDonalds de Lavalle casi Pellegrini, a la persona que estaba conmigo le estaban haciendo el mismo trabajo. Estaba sentado de espaldas a mí y mi amigo, pero de esas casualidades y de pura suerte, me moví y lo ví sutilmente tirando de la mochila. Al darme cuenta la agarré y automáticamente, se levantó, me miró y salió del local. No estaba solo, estaba acompañado por otro que miraba todo desde lejos. La situación es horrible porque te genera tanta impotencia.
    Siempre tengan las cosas a la vista, abajo de la mesa, entre las rodillas, o las piernas (aunque sea un bajón).

    Muy buen artículo Cecilia.!

    1. Cecilia dice

      Gracias Roxana! Y gracias por el aporte de tu experiencia!

  8. Mariano (@nopodes) dice

    Perdón, pero el sentido común indica que la única víctima es el que está de espaldas al "ladrón" (el de anteojos que enciende un cigarrillo), ya que el que está al lado de la mochila se percata de la llegada del sujeto (1:28) y PERMITE que arrastre la mochila con el pié porque no hay manera de no ver lo que está haciendo ya que se encuentra dentro de su campo visual (en 2:31 lo mira fijamente).
    Mi conclusión es que ese tipo es cómplice del autor material.

  9. Angel dice

    A mi me pasó exáctamente lo mismo. El video nunca me lo quisieron entregar en un Starbucks.

    Increible, pero pasa…