“Mi Otra Mirada”, interesante libro del ex DT de Los Murciélagos

El mundo del deporte me es bastante ajeno. No así el mundo de la discapacidad visual, ya que mi papá la padece desde hace 15 años. Por eso me llamó poderosamente la atención el libro “Mi Otra Mirada”, de Gonzalo Vilariño, ex entrenador y director técnico de Los Murciélagos –la selección nacional argentina de fútbol ciego.

Mi Otra Mirada

Sí. Quizás ustedes no lo sabían, pero los ciegos no sólo pueden jugar al fútbol –con algunas diferencias, por supuesto– sino que Argentina tiene también su propia selección nacional, apodada, como suele pasar, con el nombre de un animal, y qué más apropiado que Los Murciélagos.

El libro de Gonzalo VIlariño, “Mi Otra Mirada”, es un recorrido muy interesante desde su primer acercamiento, casi fortuito, con un grupo de ciegos que jugaban al fútbol, hasta el momento en el que se convirtieron en una selección de futbolistas ciegos, que no es lo mismo.

Empezando desde abajo y ganándose con sangre, sudor y lágrimas cada reconocimiento, Los Murciélagos fueron dos veces Campeones del Mundo y se llevaron varias medallas en los Juegos Olímpicos (en realidad, Paralímpicos).

Lo más interesante es, sin embargo, las lecciones de trabajo en equipo que Gonzalo fue aprendiendo en su trabajo con este grupo humano, y cómo las discapacidades nos hacen notar muchas veces cosas que en nuestra vida cotidiana, los que no tenemos dificultades adicionales, damos por sentadas.

En lo personal, puedo dar testimonio de que una persona ciega que tiene la voluntad de salir adelante y entregarse a lo que le apasiona a pesar de las dificultades, es una fuente de inspiración y motivación extrema. Al igual que Gonzalo, cuando las cosas se ponen difíciles, pienso “¿qué excusa tengo yo para bajar los brazos, cuando mi papá no lo hace a pesar de todos los obstáculos?”.

“Mi Otra Mirada” me parece un buen libro para que muchas personas se empapen un poco más, a través de relatos deportivos, de la realidad de lo que es la discapacidad visual, algo que si no te toca de cerca es difícil de entender en su totalidad.

Y cómo, cuando no se pueden cambiar circunstancias ajenas a nuestro control –como el no poder ver, o también no poder cambiar a las personas que nos rodean, o las condiciones físicas– lo que nos queda es adaptarnos, cambiar nosotros. Esforzarnos y poner nuestra mejor actitud, y ser nosotros mismos el cambio que necesitemos para salir adelante.

Que un problema es una oportunidad de crecimiento es una frase que es más fácil decirla que vivirla: cuántas veces preferiría aprender una lección o crecer sin tener que pasar por un período de crisis que me empuje. Y sin embrago, cuando la vida te ponga una situación difícil delante y tengas que poner el pecho a la bala, hay que poner huevo y saber que, cuando salgas adelante, vas a salir como una persona nueva, más fuerte, más grande.

“Mi Otra Mirada” es un libro corto de unas 157 páginas, de lectura ágil y rápida (aunque los saltos hacia adelante y atrás en el tiempo en lo personal me hicieron perder el hilo por momentos, las ideas y conceptos se entienden a la perfección).

Si quieren leer algo diferente durante estas fiestas, y que les sirva para motivarse ante las adversidades, se los recomiendo.

 

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.