Tan solita no me la banco

Day 100/365 : Choices

“Soy ermitaña. Me gusta estar sola.”

Debo haber repetido esa frase miles de veces en mi vida. Sin embargo, la tarde que me encontré completamente sola e incomunicada en otro país, no fue tan divertida como cualquiera hubiese creído que me resultaría.

Fue mi primera tarde en Dallas y el roaming de Movistar no se había activado. Nada de llamadas, nada de mails, nada de BBM, nada de nada. Estando en la habitación del hotel no pasaba nada ya que podía chequear los mails desde la notebook, pero necesitaba salir a despejarme un poco, así que dejé todo lo más ordenado posible y decidí salir.

No debo haber aguantado ni 40 minutos. ¿Y si alguien me necesitaba? ¿Si había que hacer un informe de último momento, o había alguna crisis y no podían ubicarme? ¿Si quería contarle a alguien sobre el lindo lugar en el que estaba, o twittear mi recorrido?

Fue la primera vez en muchos años en la que estuve realmente aislada; algo que en 1998 hubiese sido lo más normal del mundo, se había vuelto de golpe en algo que me generaba muchísima ansiedad.

No pude disfrutar de mi pequeño paseo sola. Resulta que me encanta mi soledad cuando sé que es opcional.

Resulta, que tan solita no me la banco.

También podría gustarte Más del autor

Comentarios

Loading...