Ant-Man: Review

En el día de ayer, y gracias a una función especial de La Cosa Cine, tuve la oportunidad de ver Ant-Man y a continuación les dejo mi review de la película.

Ant-Man me encantó. Siempre digo que el Universo Cinemático de Marvel apunta -como cualquier película- a un público en particular, público que siento que me representa completamente. Cada película de Marvel me termina encantando y con Ant-Man, volvieron a dar en el clavo.

La película trata sobre Scott Lang, un ingeniero devenido en ladrón que intenta volver a encausar su vida y se encuentra con el Dr. Pym, un científico millonario que le dará la oportunidad de salvarse – y salvar al mundo en el camino- utilizando un traje especial, creado por él, que permite a quien lo tenga puesto reducir su tamaño al de una hormiga y obteniendo además una gran resistencia y fuerza.

Si leyeron los cómics o conocen la historia sabrán que hubo varios personajes en el Universo Marvel que utilizaron el traje de Ant-Man, siendo Scott el segundo de la serie y, por ahora, el único que lo utilizó en el Universo Cinemático de Marvel.

Debo admitir que al comienzo tenía mis dudas sobre esta película. No leí los cómics y me parecía que un superhéroe cuyo poder consistía en encogerse al tamaño de una hormiga iba a ser un poco raro. Pero viendo la película todas mis dudas se disiparon y quedé muy conforme. Algo que Marvel hace muy bien es incorporar nuevos personajes al universo y esta vez no defraudaron.

Una característica que me encanta del Universo Cinemático de Marvel es que cada película,Ant man al mismo tiempo que encaja en el universo general, tiene su propio tono y características particulares que dependen del equipo de directores y actores involucrado en la misma. No todas las películas son iguales. Así como Avengers 1 y 2 tenían la marca clara de Joss Whedon ( ♥ ¿les dije alguna vez cuánto adoro a Joss Whedon?), Ant-Man es, en parte, una película de Paul Rudd haciendo de sí mismo en un traje de hormiga (como bien me predijo un amigo). Esto no le quita mérito en absoluto, al contrario, encaja perfecto con el personaje. La película cuenta con la mezcla perfecta entre humor y aventuras.

Los actores en general están muy bien, tanto el ya mencionado Paul Rudd, como Michael Douglas haciendo de Hank Pym Evangeline Lilly como Hope van Dyne. Además cabe destacar el papel de Michael Peña, que interpreta a Luis, un personaje secundario pero que tiene dos escenas que son muy divertidas y originales que se roban la película (cuando la vean sabrán de que hablo 😉 )

La película está llena de guiños al resto del Universo Cinemático de Marvel y hay algunas apariciones especiales muy interesantes. Las escenas finales post-créditos son geniales. ¡Ojo que hay dos! una después de los primeros créditos y otra al final de todo. Ambas son muuuy buenas, nos cuentan sobre el futuro del universo Marvel con varias sorpresas y dejan puertas abiertas para mucho más.

En resumen, una película totalmente recomendable para cualquiera que disfrute del universo Marvel y para cualquiera que quiera ver una buena película de superhéroes.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

2 Comentarios
  1. alfonsog7 dice

    MARVEL tiene un mérito que no es fácil de ver, solo los cinñefilos como YO se dan cuenta.
    MARVEL quiere contar una buena historia.
    Hacer un buen guión, no es algo simple ni sencillo. NO CUALQUIERA LO PUEDE HACER!
    A veces estan meses para ” guionizar ” una película, elegir los actores y las escenas es otro cantar.

    Ya la veré en el cine.

    Saludos
    Siempre digo en TWITTER:

    Los niños quieren ser IRON MAN
    Los grandes quieren ser TONY STARK! 😉 😉 😉

  2. Rodrigo dice

    Creó que no hace un balance perfecto entre humor y acción de echó creó que se le paso la mano con el humor, integrándolos en las escenas de acción para de algún modo bajar la tensión. Pero no es tan sutil y genera que se pierda la atención a lo que esta sucediendo yo quize creer lo épica que es la batalla final, pero el director no hizo más que ridiculizar la misma escena y perdía todo peso la “épica” batalla final.