Dragon Age Inquisition: mi reseña

Dragon Age Inquisition

Todo gamer tiene su género favorito. Para algunos son los FPS. Para otros, los de estrategia, o lo MMORPG. El mío es el RPG, y si es de mundo abierto, mucho mejor. Así que esperé Dragon Age: Inquisition como niña que espera que llegue la mañana de Navidad.

Y llegó el momento de reseñarlo para ustedes después de incontables horas de estar atrapada en el continente de Thedas. Porque el trabajo de una blogger es duro, ¿vieron?

Empecemos por lo mejor. Dragon Age: Inquisition tiene un mundo abierto no grande, sino directamente masivo. La sensación de tener tantas puertas abiertas para explorar, side-quest tras side-quest, ítems raros, lugares ocultos, te hacen sentir que lo que tenés en tu consola no es un juego sino un agujero gusano a un universo paralelo en el que podrías perderte por meses y aún así no agotarlo.

Pero no todo es color de rosas, así que también les planteo de entrada el mayor problema que tuve con el juego: lo jugué en PlayStation 3. Y si bien no esperaba encontrarme con los increíbles gráficos que los trailers del juego presentaban para PS4, lo que terminé teniendo en la pantalla era más parecido a un juego de PS2 que a PS3. Texturas demasiado artificiales y gráficos por demás pixelados. Comparándolo inevitablemente con Skyrim, durante las primeras horas de juego me hacía sentir que estaba varios años atrasada. Pueden ver la comparación en este video.

Sin embargo, como todo en la vida, una se termina adaptando, y luego de la quinta o sexta hora de juego los gráficos ya no me importaban tanto, sino avanzar con la historia y empezar a meterme en el mundo de Dragon Age: Inquisition.

La trama

Si bien todo protagonista de RPG que se precie de sí mismo termina salvando (o intentando salvar) al mundo, la mayoría de ellos termina teniendo ese rol bien entrada la historia.

En Dragon Age: Inquisition, sin embargo, desde el primer momento nos convertimos en el foco de un movimiento masivo para calmar las aguas en un mundo que literalmente se está despedazando. Internamente, por la guerra civil y conflictos políticos, y desde afuera a través de los brechas interdimensionales desde las cuales distintas clases de demonios están invadiendo el mundo. Y que, como no podía ser de otra cosa, solo nosotros podemos cerrar.

A decir verdad, la trama es un poco vaga, quizás para dar pie a que uno se meta en los rincones de este mundo masivo. Pero tengo que confesar que durante las primeras horas de juego no entendía demasiado bien de qué venía la mano. De todas formas, no me parece que sea algo que afecte muy negativamente al juego. Al menos en mi caso particular, obtengo el mayor placer de seguir todas las líneas paralelas del juego, tratando de postergar lo más posible la concreción de la trama principal.

El trasfondo tiene mucho de políticas y negociaciones, lo cual le aporta una capa más de complejidad, y que a su vez le da sentido a todos los side-quests. Los muchos, MUCHÍSIMOS side-quests.

El Mundo Abierto

Dragon Age Inquisition Mapa

Paisajes increíbles, campos abiertos y también caminos más cerrados. Lo que parece una infinidad de tierras por descubrir es fascinante y abrumador al mismo tiempo.

Para alguien nuevo en este tipo de juegos –y para algunos veteranos, también– puede ser un poco confuso en principio navegar el mundo y encontrarse con nuevas posibilidades de historias y desafíos a completar. Y por momentos cuesta distinguir en el mapa cuál es el objetivo “principal” que estás persiguiendo, y cuáles de todos los marcadores son opcionales.

Recorrer las diferentes geografías es un placer, y cada segmento del mapa descubierto, cada localidad reclamada, cada campamento asentado, da una inmensa satisfacción.

El modo táctico de batallas

Esta es sin dudas una de las cosas que más me gusta del juego: el modo táctico de batalla.

Verán, yo me inicié en los RPGs con Final Fantasy VIII, y su modo de peleas por turnos (que se repite en la mayoría de los juegos de la saga). Esto me ayuda a pensar bien qué quiero que haga cada uno de los personajes sin tener que preocuparme por que me maten mientras lo decido. Es como más me gusta, aunque por supuesto, no para todos.

Dragon Age Inquisition Batalla Tactica

En Dragon Age Insiquisition el modo “táctico”, opcional, viene a cumplir un poco esa necesidad, poniendo en pausa la batalla, y permitiéndote analizar la posición de cada personaje, cada enemigo, y ordenándoles qué hacer a continuación. A mí me pareció fantástico y poderoso por demás para orquestar un buen ataque o defensa.

Si esto no es de tu particular agrado, se puede seguir la batalla “en tiempo real” sin que se afecte la experiencia de juego.

En conclusión

Dejando de lado el tema de los gráficos en PS3 (problema que nadie tiene en PS4 o Xbox One), Dragon Age Inquisition es un gran juego, que ofrece una cantidad interminable de horas de entretenimiento y crecimiento de personajes, mientras se descubre uno de los mundos abiertos más grandes que van a encontrar en un juego.

Si les gusta este tipo de videojuegos como a mí, entonces Dragon Age Inquisition es una apuesta segura.

¡A seguir jugando!

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

5 Comentarios
  1. Renata dice

    Yo también ando jugando Dragon Age, pero en PS4. Los gráficos son tan lindos que al principio solo decía: “pero que juego tan bello”. Ahora solamente estoy sumergida en los mil cosas secundarias que hay para hacer. Odio la región esa que es un desierto y todos sus niveles. No se cómo llegar a ningún lado. Yo tampoco entendía mucho la historia pero ya llegué a un punto donde entiendo un poco más. Me he dedicado a hablar mucho con todos para ver qué está pasando.

    El juego es tan grande que hay muchas cosas que son difíciles de entender con respecto a la mecánica, como lo que dices de las misiones principales que no salen en el mapa marcadas de una forma distinta. Hay que ir al journal. A la vez me gusta porque permite que juegues y juegues y juegues sin apurarte por hacer la parte principal de la historia.

    Otra cosa son los romances. Yo quería que Vivianne me parara pero ella no quiere nada conmigo (mi personaje es una mujer humana). Blackwall es el único que parece prestarle atención a mis coqueteos y me encanta esa parte del juego porque, aunque está todo prediseñado, lo consigo muy espontáneo.

    En general, me encanta y yo creo que no he llegado ni a la mitad. Ah! Y las batallas esas estratégicas no las he usado ni una sola vez, no me gustan nada. Aunque es como tú dices, es cuestión de gustos.

    1. Cecilia Saia dice

      Estamos súper alineadas, yo también me siento perdida con las mismas cosas!

      Es cierto lo que decís de los intereses amorosos, es una lástima que no sea indiferente el sexo del personaje! Creo que una de las cosas que más me gustaba de los Sims era que tus Sims siempre podrían enamorarse de cualquier otro Sim sin importar si eran varones o mujeres 😀

      1. Renata dice

        No, aquí también es así, lo que pasa es que, como en la vida real, los personajes tienen su sexualidad. Por ejemplo, la lesbiana es Sera, el gay es Damian, el bisexual es IronBull y Josephien. Los demás son heterosexuales, salvo algunos asexuales como Liliana y Colé. Y Solas solo sale con mujeres elfas, y Cullen solo con mujeres elfas o humanas.

        1. Cecilia Saia dice

          No había notado eso!!

  2. Virginia dice

    Nunca jugue este tipo de juegos bah nunca supe a que tipo de juegos juego jaja salvo los de deporte porque son obvios, y andaba buscando alguno como para mi (compre la play para cuando vengan mis sobrinos) y yo solo tengo un par Prince of Persia, Uncharted 1 y 2, Deux Ex y nada mas mio.

    Ahora todo lo que explicaste en el post y la respuesta al post de Renata, me confundieron jaja que es un mundo abierto??? bueno en fin, me pondre a ver algo mas porque con la contentura de ustedes me dieron ganas de ver como es el juego

    saludos