El BCRA y los supuestos “peligros” en utilizar cryptocurrencies

cryptocurrencies

Desde su llegada a los principales medios masivos de comunicación, las monedas virtuales o cryptocurrencies (por lo que más quieran, no le llamen ‘crypto monedas’) no han parado de crecer en popularidad. Desde el rey que aún mantiene la corona, mejor conocido como Bitcoin, hasta otros forks que han salido a ofrecer diversidad y variedad para los usuarios, como Litecoin, Dogecoin, Auroracoin, Feathercoin, Earthcoin, y un centenar de alternativas más.

La popularidad del Bitcoin ha llevado a que se escriba mucho al respecto, sobre todo por las grandes fluctuaciones en los precios (ha llegado a un pico máximo de 1000 U$D) llevando a todos a comentar sobre esta nueva burbuja. El problema es que aún mucha gente no entiende cómo funciona el sistema de estas monedas virtuales y cometen errores en sus dichos al momento de opinar sobre las mismas.

Hace unos días, el Banco Central de la República Argentina, emitió un comunicado sobre el uso de las monedas virtuales y su eventual peligro. Si bien por una parte es bueno que un ente estatal de lugar públicamente a este tipo de tecnología, por otra parte es peligroso que su único efecto sea desinformar a la población más que ayudarla a tomar una decisión respecto de su uso. Por ello, no queríamos dejar de contestar los dichos del BCRA con algunos fundamentos, para que quienes estén interesados puedan tomar una mejor decisión al momento de iniciarse.

[…] se sugiere al público usuario tener en cuenta que las llamadas “monedas virtuales” no son emitidas por este Banco Central ni por otras autoridades monetarias internacionales, por ende, no tienen curso legal ni poseen respaldo alguno.

 

El dinero fiat es aquel que se basa en el respaldo legal de los gobiernos, con la figura de un banco central que maneja las reservas y la emisión de la moneda, y no tienen respaldo basado en metales preciosos como el oro. Dentro de este grupo encontramos a todas las monedas de curso legal del mundo, desde el euro y el dólar, hasta el peso argentino.

Las monedas virtuales están diseñadas para no necesitar respaldo alguno, es decir, ellas no necesitan del dólar o del euro para funcionar y mantener un valor, son descentralizadas y se manejan por las reglas del libre mercado. Incluso, los usuarios podrían llegar a pactar contractualmente el valor del mismo en relación a una moneda de curso legal para realizar una compraventa. Por lo que el Bitcoin puede verse tanto como una moneda autónoma y descentralizada que puede funcionar sin necesidad de un gobierno que la controle (recuerden que estamos hablando de algoritmos, no de personas imprimiendo billetes) o también como un medio de pago que intermedia entre el dinero fiat del comprador y vendedor.

En el ámbito internacional, no obstante aún no hay consenso sobre la naturaleza de estos activos, diversas autoridades han advertido acerca de su eventual uso en operaciones de lavado de dinero y diversos tipos de fraude.

 

Si bien es cierto que aún no se ha logrado un consenso a nivel global en el uso de monedas virtuales, es importante destacar que muchos gobiernos están actualmente trabajando en su regulación legal. Desde Estados Unidos con IRS que establece que el Bitcoin es propiedad y no una moneda (por lo que estaría sujeto a impuestos por su tenencia), hasta China que tan solo banea todo lo relacionado con el Bitcoin.

Hace un tiempo habíamos hablado sobre los problemas con los que se enfrentaba el Bitcoin. Pero la verdad es que esto puede solucionarse, el problema son los intereses en juego, tanto de los gobiernos como de los bancos e instituciones internacionales, quienes, no está demás mencionar, están todos relacionados entre sí.

Lo mejor que le puede suceder a las monedas virtuales es que las empresas las implementen en sus sistemas como medio de pago. Actualmente ya se puede utilizar para pagar un hosting, un dominio, comprar comida, comprar hardware de computación. Pueden buscar locales en Spend Bitcoins. Una de las últimas grandes empresas en implementarlo fue Dish, para el pago de sus servicios.

[…] no existen mecanismos gubernamentales que garanticen su valor oficial. Las llamadas monedas virtuales han revelado una gran volatilidad hasta el momento, experimentado veloces y sustanciales variaciones de precios.

 

El precio de las monedas virtuales es un tema que aún sigue llamando la atención y al cual todos se encuentran atentos. Desde la llegada del Bitcoin a unos 1000 U$D, los usuarios han estado pendientes cual acción de la bolsa para tratar de hacer su suerte y volverse ricos en un par de horas. Lamentablemente, estas prácticas son las que perjudican la reputación de la moneda y que evitan que la misma crezca con confianza suficiente para que las empresas comiencen a apostar por ella. Hace unos meses hablamos sobre cómo un grupo de usuarios hacian pump & dump con el Dogecoin para ganar enormes cifras de dinero, algo que podría ser solucionado imponiendo regulaciones sobre el uso abusivo.

 

El Banco Central se encuentra actualmente analizando diversos escenarios para verificar que las operaciones con estos activos no se constituyan en un riesgo para aquellos aspectos cuya vigilancia está expresamente establecida en su Carta Orgánica.

 

Quienes vivimos en Argentina, estamos concientes de las dificultades económicas que se viven hace ya varios meses. Entre la constante inflación que se come vivo el valor real del peso, y la diferencia cambiaria con el dólar, pareciera que tenemos todas las de perder al momento de querer realizar incluso una simple venta por Internet. Herramientas como el Bitcoin pueden favorecer mucho la posición que tenemos como consumidores frente al mercado extranjero, aunque claro, aún estamos jodidos en la Aduana, pero ese es otro tema.

Como parte de la representación del Bitcoin en el país, vimos necesario contactarnos con la fundación Bitcoin Argentina, quien nos comunicó lo que pueden leer a través de su página de Facebook. Recomendado para aclarar varios puntos sobre el tema.

Es lógico que todo lo dicho por un ente que controla las divisas de un país haya tomarlo con varios litros de excepticismo, pero es lamentable que en vez de realizar un informe bien hecho sobre cómo funciona el Bitcoin y cómo podría beneficiarse el usuario argentino, opten por un simple comunicado que le deje a quien lo lee más dudas que respuestas.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

3 Comentarios
  1. pablogaston dice

    Leando, impecable y altamente recomendable tu explicación sobre el funcionamiento del Bitcoin y su dinámica en el mercado financiero. Ahora, con respecto a las críticas al Banco Central, creo que pifiaste. Los bancos centrales de un país deben informar al público sobre los valores de mercado que estén al alcance del público y el respaldo que esta entidad pudiera darles. En el caso del Bitcoin, aunque acotada, la advertencia de que no posee respaldo legal en nuestro país, me pareció acertada. Un Banco Central sólo debería alentar la inversión en papeles, monedas y tipos de cambio que beneficien tanto la economía individual como las operaciones nacionales, no informar sobre el uso de una moneda virtual que está más cerca de un mercado negro de libre cambio, que de una operación de bolsa. No lo digo desestimando o embarrando al Bitcoin, al contrario, creo que es un gran momento el que estamos viviendo, y el Bitcoin tiene más futuro como mártir que como héroe de esta nueva era de monedas virtuales, pero como en toda saga heroica, siempre alguien tiene que morir para que otros vivan… Que el Banco Central explique los “beneficios” de una moneda sin el respaldo tradicional del mercado de valores, es más grave que lo que hizo de simplemente informar que no la respaldan. Y eso sucede por mil factores, entre los cuales están como pilares, la ortodoxia financiera de nuestro país, la falta (o desinterés) de innovación en los mercados de valores a nivel global (el capitalismo es hermoso para quienes ganan, no para los que sobrevivimos). Finalmente, sería bueno no meter temas políticos en la discusión del Bitcoin y la postura del Central porque es una coyuntura que nos afecta a algunos (los que queremos ahorrar, o especular con comprar algunos verdes echándole la culpa al Gobierno, pero liberando de culpa y cargo a nuestros empleadores que hace dos años no nos ajustan el sueldo al índice inflacionario, e igual ganan), pero también es un escenario que beneficia a muchos. La política en Argentina siempre estuvo atada a la economía, no es un tema nuevo, pero si es complejo y estoy tan aturdido y podrido como vos, de depender de la banderita que ocupe la Casa Rosada para ver si me animo a comprarme una casa o irme de vacaciones, o tengo que comprar dólares en Uruguay para mantener lo poco que conseguí, pero así es Argentina, y es un tema para otro lugar porque acá el foco es el Bitcoin 😉 Abrazo y repito, excelente artículo sobre Bitcoin!.

    1. Leandro Ucciferri dice

      Hola Pablo!

      La verdad es que me jugó más la emoción de ver que se empiece a hablar en medios oficiales sobre este tipo de tecnologías y me picó el bicho utópico. Coincido con tu punto. El BCRA lo único que hizo fue hacer exactamente lo mismo que otros cientos de entidades bancarias a nivel mundial, prácticamente comunicando lo mismo. Por suerte, con la llegada de varias empresas enfocadas en trabajar en base al Bitcoin, creo que este año ya vamos a empezar a ver una mayor concientización al respecto (basta leer comentarios en periódicos como La Nación para darse cuenta de las falacias que rodean a las cryptocurrencies).

      Gracias por pasar a comentar 🙂

      1. pablogaston dice

        Comparto tu entusiasmo de hacer ruido ajaja! A veces hay que ser un poco más agresivo para que, como decís, se ponga el tema en la mesa. El problema que tenemos en ARG es que cualquier tema relacionado con la economía y alternativas a ésta, simplemente están fuera de agenda porque se ven como una agresión “al proyecto”…nada más lejos que eso… por el contrario, nos obligan a buscar alternativas en vistas de lo olvidados que estamos los que generamos un ingreso fijo mensual para vivir. Al pobre lo reinsertan (no lo critico, lo aplaudo, aunque con reservas sobre las formas), al rico le abren la puerta para sentarse a dialogar…a nosotros nos cierran la aduana, nos marcan si viajamos al mundial, en fin… Sería bueno armar una serie de notas sobre las bestialidades que dicen en los medios masivos sobre estas monedas no? No alcanzaría el espacio ajaj! Abrazo!