No hay fronteras (cuando abrís las puertas)

Espacio de publicidad

Todo empezó con un blog. Este blog.

Un día decidí que quería intentar escribir sobre tecnología, y abrí una puerta que me llevó a lugares inesperados, no solo como experiencias, sino también lejos en el mundo.

nohayfronteras

Si no fuese por el blog, no hubiese ido, por una razón u otra, ni a Las Vegas ni a Santiago de Chile para cubrir eventos de tecnología.

Sin dudas, si no hubiese abierto la puerta de mi blog, no habría sido nunca profesional de redes sociales, y no hubiese podido visitar, gracias a mi trabajo, ciudades como Dallas, Miami, New York, Cartagena, México DF, San Pablo. O a Córdoba ni a Mendoza.

Lejos de querer presumir viajes, lo que me fascina realmente es que no hay fronteras a lo que puede pasar cuando se abren las puertas, trabajás duro, y dejás que la experiencia te lleve.

¡Cuántos kilómetros lejos del escritorio en mi habitación donde apreté “Publicar” por primera vez! Tan lejos como un mástil fabricado en mi querida ciudad de Campana, y que termina en una escuela en Indonesia, a 15.231 kilómetros.

A veces todo lo que hace falta es abrir la puerta y estar dispuesto a transitar caminos nuevos. Desde mi propio “kilómetro cero”, soy feliz de pensar en todo lo que recorrí.

Y a mi historia pueden sumarle las historias de la Comunidad Techint, gran industria argentina si las hay, y motivo de orgullo acá y a cientos de kilómetros de distancia.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.