Qué es el showrooming y qué tiene de malo

Showrooming. ¿Escuchaste alguna vez esa palabra? Se trata de la tendencia de muchos consumidores a ir a una tienda, revisar productos, pero luego comprarlos online. Generalmente, lo hacen porque online el precio es más económico, o alguna otra oferta.

Y no siempre esperan a volver a sus casas para hacer la transacción. En países como Estados Unidos, no es poco frecuente ver a usuarios escaneando con sus smartphones los productos desde la misma tienda, y comprando a través de las apps móviles.

Showrooming

Para esta altura, se habrán dado cuenta qué es lo malo del showrooming: representan una pérdida de ingresos a los dueños de las tiendas, quienes gastan dinero en tener el local, los empleados, y los productos en exhibición, mientras que los vendedores online, sin invertir en nada de eso, se quedan con la venta.

Dese luego que la diferencia de precios a veces es grande, y todos queremos cuidar nuestros bolsillos. Pero nunca hay que olvidar que los precios de las tiendas físicas son más caros justamente por todas las inversiones que conlleva mantenerlas.

Lo mismo sucede, por ejemplo, con las agencias de turismo. Cada vez más gente va, se “asesora”, pide que le armen un paquete de viaje, las excursiones, todo, y después van y lo compran online. Eso para mí ya roza con el nivel de estafa, ya que se usa el tiempo y los conocimientos del profesional sin intenciones de contratar sus servicios.

Hace unos días me enojé mucho con una publicidad de MercadoLibre en la que, directa o indirectamente, se hace apología del showrooming. Incentivan a que la gente “chequee” el precio en Mercado Libre antes de comprar en una tienda. Pero muestran a todos los usuarios probando los productos, y luego yéndose felices con su smartphone mientras lo compran más barato.

Por parte de un sitio de eCommerce, me parece una falta de respeto muy grande que incentiven el juego sucio. Y considero que tienen mucha más responsabilidad que los usuarios, quienes en última instancia lo hacen con fines personales.

¿Hay algo de ilegal en eso? No, claro que no. Pero creo que todos deberíamos actuar con conciencia y en forma justa. Yo compro mucho por Internet, y seguramente a medida que pase el tiempo, lo voy a hacer más y más. Pero de ninguna forma quisiera perjudicar activamente a quienes ponen tiendas físicas aprovechándome de ellos.

Ahora bien, esta tendencia seguramente vaya a ser irreversible, pero creo que hay soluciones posibles. Una de ellas sería que las tiendas físicas tengan convenios con las tiendas online, o que éstas directamente inviertan en sus propios locales tipo “showroom”, donde la gente pueda ir, ver, y luego comprar online. Sin vendedores, sin nada más en el medio.

¿Qué opinan ustedes? ¿Hacen showrooming antes de comprar por Internet?

Imagen

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

12 Comentarios
  1. Marito dice

    Los tiempos cambian y no se puede evitar. Si al consumidor final le sirve mas comprar online que en un lugar fisico éstos últimos deberán tomar medidas para no desaparecer. Aunque en nuestro país estamos lejos de eso… La mayoría todavia le teme a comprar por internet.

  2. guillermo dice

    ni idea

  3. N3RI dice

    Esto es algo inevitable. Yo creo que lo hago desde que existe mercadolibre y de remate (un 2001, 2002). Y es de esperarse que con los smartphones empiece a pasar cada vez más. Y con glass, ni te cuento.

    Pero a la vez, a mí también me lo han hecho, en el proceso inverso, cuando armaba PCs. Me pedían que arme presupuestos y después iban con MI presupuesto a Compumundo o Garbarino, y les piden “quiero una compu como esta”. Aunque en Garbarino obviamente iban a pagar mucho más caro que lo que yo les presupuestaba, lo que buscaban era el ir a pagar en cuotas, cosa que yo no podía ofrecer. Llegó un momento que me hinché los huevos y empecé a hacer presupuestos falsos, con los precios correctos, pero nombres de procesador falsos, valores de RAM que no existían, gabinetes de marca o modelo inventados, etc.
    Pero me pasaban situaciones absurdas como esta: http://n3ri.com.ar/2009/09/vos-que-sos-informatico/

    En parte esto fue lo que mató a Blockbuster y los videoclubs. Yo tenía un amigo dueño de videoclub que se calentaba mucho con este tema, la gente iba a su local, derecho a la sección “novedades”, miraba 2 minutos y se iba, sin siquiera saludar, nada, derecho a bajarse la peli o al africano topmanta de la esquina.

    Hace poco leí que en Australia, un negocio empezó a cobrar $5 a los que entran sólo a mirar (costo que luego se descuenta en el precio de la venta realizada). Es una buena idea. Yo no llegaría a tanto, pero sí cobraría la “consultoría” a los que entran y te llenan de preguntas y se van sin comprar. Si los abogados y los médicos te cobran “la consulta”, no veo por qué no puedan cobrártela también los informáticos.

    Los que venden en ML jamás van a tener sus propios showrooms, porque justamente están en ML porque buscan abaratar sus precios con evitando pagar “local a la calle”.

  4. Matías F. dice

    Es un problema complejo de resolver. Amazon, por ejemplo, supo tener una estrategia muy agresiva que en su momento le generó bastantes problemas (http://www.forbes.com/sites/erikkain/2011/12/14/amazon-price-check-may-be-evil-but-its-the-future/).
    Sin embargo -y evito extenderme- me parece que esto se reduce a una característica fundamental mucho más acentuada en EEUU que acá. Allá el comercio online no está gravado. Esto quiere decir que no paga impuestos.
    Acá sería buenísimo que se ponga una medida como esa para incentivar y desarrollar el comercio electrónico, pero a largo plazo puede tener este tipo de consecuencias. Todo no se puede.

  5. DrM! dice

    Pienso que es algo que no se puede evitar, y la solución tiene que venir por el tema de que las marcas mejoren su ecommerce. Pasa de ir a algún local, ver el producto, y luego al querer comprarlo desde la página, sea tan malo el sistema que uno termine desistiendo o yéndose a buscarlo a ML.

    En una época que trabajaba para una cadena de electrodomésticos, nos pasaba seguido que entre alguien, revise todos los productos, te pregunte mil cosas, vos pasabas mucho tiempo y se iba… para verlo ingresar a los 2 o 3 días, directo a retirar el producto porque lo había comprado por teléfono (a un telemarketer quien sabe donde que se quedaba con la comisión).

    A lo mejor los comercios que puedan tendrían que tener un showroom, sin tantos vendedores, mostrando el producto, y “convenciendo” al cliente para que lo compre luego online (en su sitio, claro).

  6. Andrés dice

    Lo más probable es que a mediano o largo plazo las compras online superen a las realizadas en locales a la calle y Osecac pierda una masa importante de afiliados. Yo, por mi parte, sigo viendo los descuentos que tengo con mi banco y me acerco a los lugares con la intención de comprar directamente, un poco por la seguridad de que me llevo el producto que estoy viendo, y otro poco por la ansiedad (me costaría irme del negocio, conectarme a Internet, proporcionar los datos de la tarjeta, etc.).

    Como si esto fuera poco, estoy viendo -especialmente en los sitios de cupones- que ofrecen un envío a domicilio NO PROGRAMABLE de ciertos ítems. Algo que a mí, particularmente, no me piace en absoluto.

  7. Cecilia dice

    Muy buenos aportes todos.

    Coincido en que esto no es un problema grande por acá… todavía. Pero me parece que ahora es el momento para pensar en estas cosas justamente, y no que después nos agarre por sorpresa sin haber podido aprender de la experiencia de otros.

    (Bah, yo digo “nos” pero no tengo ni tienda online ni offline :P)

  8. Alan dice

    Hola Ceci, creo que es lo mismo que pasó con la música, es un cambio cultural. Las personas que necesitan hacer showrooming tienen de treinta y pico para arriba de edad (segun un estudio super avanzado y personal con un número representativo de menos de 10 personas 😛 ). En mi caso me fijo en reviews en blogs, youtube, etc (ML, ebay o Amazon deberían mejorar en ese aspecto) y no necesito nada más, hago click y me llega a casa o al laburo. Me parece que con el tiempo se va a dejar de lado esta práctica y se va a confiar más en dichas reviews.

    1. Cecilia dice

      Tenés razón, yo hago lo mismo, miro reviews directamente. Es un muy buen punto!

      1. N3RI dice

        A veces los review online no alcanzan, cuando intervienen factores como el plástico con el que están hechos o la calidad del terminado, o el tamaño en la mano, o la calidad de la pantalla…

  9. mundi dice

    esto puede influir por ahi en cap. y bs. as. en el interior del pais con los costos de envió muchas veces te conviene seguir comprando en garbarino, frabega, etc… todo depende del tamaño de lo que compres ya que eso influye bastante en los costos de envió.

  10. Tincho dice

    Yo hago un poco y un poco: primero miro reviews en internet y si me queda alguna dudas, voy hasta algún local. Inclusive el mismo Garbarino saca ofertas “sólo por internet” cada 2×3.
    De todos modos me ha pasado de asesorar a un compañero porque en una famosa cadena de computación le querían cobrar por una cámara de fotos $2600 mientras en ML estaba $1500 con factura… me parece una diferencia abismal! Desconozco hasta que punto dicha diferencia proviene del costo de alquiler de local, pago de salarios, etc. pero también me parece que también hay una gran cuota de “avivada” de estas cadenas para aprovecharse del que todavía no confía en las compras vía web.